Intento buscar la manera de renovar o, en hasta en algunos casos, impulsar la vocación periodística o profesional en las nuevas generaciones de comunicadores. La verdad es que no es tarea sencilla en ocasiones, porque, por mucho empeño que le pongas,  si alguien no quiere aprender, tú no puedes enseñar.

Cuando lo que haces te gusta mucho, puedes intentar transmitir todo esa pasión por la profesión. Aunque parezca increíble, a veces lo consigues, pero otras no hay nada que hacer y entonces, sinceramente, lo pasas mal, porque tienes la sensación de que todo el esfuerzo no vale la pena. Después, está el paso del tiempo, que puede que juegue a tu favor, y como por arte de magia, compruebas que aquellos a los que apenas les parecía interesar lo que le contabas, resulta que acaban viviendo de esta profesión. Quiero pensar que no es casualidad y que siempre algo queda. La vocación puede que tarde en llegar pero hay que saber encontrarla porque si no, estaremos perdidos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑